Imagen: Fernando Oda

De acuerdo a un dictamen emitido por el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea el pasado jueves 11 de mayo, Uber es una empresa de transportes y no una plataforma tecnológica. Esto supone un duro golpe para las pretensiones de negocio de la compañía, ya que a partir de ahora los 28 gobiernos del bloque exigirán que los conductores cumplan con las competencias básicas de un chofer profesional.

Después de varios años funcionando con cierta impunidad, Uber está siendo cuestionado en la mayoría de países donde funciona actualmente. En Italia está prohibido, en Colombia es considerado ilegal y en Estados Unidos enfrenta acusaciones criminales. En Chile aún está en discusión el proyecto de ley que regula el uso de plataformas tecnológicas en el sistema de transporte, enfocada principalmente en la recaudación de impuestos por el uso de viabilidad.